12/06/2020 08:16:24
Fuente original

GUÍA PARA LA REACTIVACIÓN DE LA CONTRATACIÓN PÚBLICA TRAS EL LEVANTAMIENTO DE LA SUSPENSIÓN DE LOS PLAZOS ADMINISTRATIVOS

Desde la OIReScon nos parecía imprescindible hacer una guía que pueda servir para reactivar la contratación pública, por un lado, apoyando a los órganos de contratación, ofreciéndoles los recursos y opciones disponibles en el marco legal vigente y minimizar las dudas que las circunstancias actuales pueden provocar y, por otro lado, dirigiéndonos a los operadores económicos, en aras de una mayor información y seguridad jurídica en los contratos públicos afectados por las medidas y actuaciones derivadas de la crisis del COVID-19.

Las dimensiones de la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19, ha supuesto un gran impacto en diversos sectores, desde el ámbito sanitario hasta el de seguridad, el económico, o el jurídico.

En esta situación la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la Contratación (OIReScon) elaboró, en primer lugar, un documento (“Impacto en la contratación pública de las medidas derivadas de la declaración del estado de alarma como consecuencia del COVID-19”) con la finalidad de compilar y sistematizar toda la normativa en materia de contratación pública generada durante la declaración del estado de alarma, así como de clarificar sus implicaciones con el objetivo de constituir una herramienta útil tanto para los órganos de contratación, como para los contratistas y operadores económicos en general, cuyas actividades tengan relación directa o indirecta con la contratación pública.

Por otro lado, nos pareció de utilidad hacer un Informe Especial de Supervisión (“Publicidad de los Contratos tramitados durante el estado de alarma derivado del COVID-19”) abordando la supervisión del cumplimiento de los requisitos del principio de publicidad que, como principio vertebrador de la LCSP, se exige respecto a los contratos adjudicados por tramitación de emergencia.

Por último, un efecto de la declaración del estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 fue la suspensión de los plazos y trámites de los procedimientos de contratación en tramitación mediante la Disposición adicional 3ª del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, así como la propia suspensión de contratos que se encontraban en ejecución.

Con la progresiva desaparición de las causas que motivaron la adopción de tales medidas (como la derogación de la citada Disposición adicional 3ª del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo), es necesario impulsar y reactivar la contratación pública en toda su magnitud. No debe olvidarse, en este sentido, que la contratación pública supone un porcentaje elevado del PIB y constituye un motor económico para el país que necesita, hoy más que nunca, alcanzar su pleno rendimiento.



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle