15495402694343.gif
08/02/2019 12:29:12
Fuente original

Una píldora de insulina que se adhiere al estómago y evita pinchazos

En la naturaleza existen múltiples diseños que han impulsado el desarrollo de la tecnología. No es casual que un helicóptero recuerde a una libélula o que algunas tablas de surf lleven quillas onduladas como las aletas de la ballena jorobada.

Los ingenieros se inspiran en la anatomía de los animales para diseñar vehículos. En la NASA, uno de los mayores temores es que una misión a Marte acabe con un robot explorador patas arriba tras tropezar con una roca.

Pero esta misma dificultad la han superado hace millones de años las tortugas. Para ellas, estar boca abajo y poder darse la vuelta significa la diferencia entre la vida o la muerte. Con un caparazón plano nunca lo habrían conseguido. El de la tortuga leopardo africana es abombado y al caer se balancea. Eso la ayuda a volver a su posición original, una cualidad que ahora los médicos investigan para tratar la diabetes.



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle