SERGAS_logo.jpg
14/05/2018 17:42:50
Fuente original

El Sergas intenta frenar el gasto con nuevos genéricos para los medicamentos más caros

Galicia es la cuarta comunidad que sustituye más fármacos biológicos por biosimilares - La medida puede suponer un ahorro de hasta 40 millones de euros

Galicia se gastó el año pasado 696,4 millones de euros en fármacos. La prescripción de genéricos ayudó a recortar el cheque de los medicamentos en 234 millones, en comparación con 2010, pero en los dos últimos años volvió a engordar la factura (22 millones más). De ahí el empeño de la Consellería de Sanidade de intentar contener el gasto en este capítulo, con su apuesta por los medicamentos biosimilares, conocidos como los nuevos genéricos para los fármacos más caros del mercado y en la mayoría de los casos de uso hospitalario.

Galicia ya es la cuarta comunidad que más medicamentos biosimilares prescribe. De cada cien dosis diarias de medicamentos biológicos que ya disponen de biosimilar, el 28% de las dosis diarias recetadas ya son de biosimilares. Hace cuatro años, el porcentaje era nulo.

En esta estrategia de gasto "racional", con el objetivo de que la sanidad pública sea "sostenible", el Sergas plantea a sus médicos como objetivo pasar ya del 28 al 40%. A los médicos se les incentiva económicamente a recetar biosimilares, igual que se les prima salarialmente en función de la cuota de genéricos que prescriben.

"Un biosimilar permite un ahorro respecto al biológico original de un 20 a un 25%", explican desde la Consellería de Sanidade. "El último biosimilar que se comercializó en España tenía en el Sergas un consumo anual de 9,6 millones de euros, y como el precio es un 20% más barato que el original biológico, la incorporación plena de este medicamento nuevo podría suponer un ahorro de 1,8 millones de euros", exponen desde el departamento que dirige Jesús Vázquez Almuíña.

También insisten en que estos medicamentos, igual que sus originales, "aúnan calidad, seguridad y eficacia, al tiempo que permiten una mejor gestión de los fondos de la sanidad pública". Añaden además que por una cuestión de competencia las firmas farmacéuticas han empezado a a bajar el precio del original.

¿Y cuántos medicamentos biológicos se pueden ahora mismo sustituir por biosimilares? La Agencia Europea del Medicamento ha autorizado 38 biosimilares, y la mayoría son de ámbito hospitalario. Se recetan a enfermos de cáncer, diabéticos o pacientes con osteoporosis, entre otros. La insulina, anticuerpos, anticoagulantes o tratamientos hormonales forman parte del listado.

El Sergas expone que todos los tratamientos biológicos prescritos en la sanidad gallega suponen un gasto de 200 millones de euros, si se pudiesen recetar biosimilares en todos los casos, el coste podría recortarse en unos 40 millones de euros.

La introducción de los medicamentos biosimilares ha de ser paulatina, pues un real decreto prohíbe expresamente que los medicamentos biológicos, por una cuestión de eficacia, sean cambiados por otros, por el farmacéutico o las comisiones de farmacia, sin permiso expreso del médico. El Sergas sostiene que si a un paciente se le cambia el medicamento biológico por uno biosimilar es siempre por criterio de su doctor, pero lo que se intenta es que los nuevos tratamientos que se inician a nuevos enfermos ya sean con fármacos biosimilares. "Los pacientes son los grandes beneficiados de la utilización y promoción de los biosimilares. Son una herramienta de eficiencia que facilita en un marco de sostenibilidad el acceso a la nueva innovación farmacéutica", afirman desde el Sergas.



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle