la-nueva-ley-de-contratos-publicos-no-llegara-hasta-septiembre--8615_620x368.jpg
19/06/2017 09:25:15
Fuente original

La reforma de los contratos públicos no llegará hasta septiembre

La normativa, que ayudará a implementar modelos innovadores de compra, enfrenta una tramitación “tortuosa”.

Una “tramitación tortuosa”. Así ha descrito David Lentisco, socio director de Lentisco, el proceso de elaboración de la nueva Ley de Contratos Públicos. Una normativa que, si bien indica que cuenta con unas grandes ventajas para el sector, “no llegará hasta, por lo menos, septiembre”. Un plazo que se alargará, aún más, “hasta que se comprenda a una ley tan compleja y el nivel de implementación que tendrá en cada una de las zonas de España”, precisa en el ‘I Foro Sanitario de Directivos de Gestión Económica y Servicios’, que organiza la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa).
 
Durante su participación en el debate ‘La nueva Ley de Contratos del sector público y compliance: novedades y posibilidades’, Lentisco ha precisado que actualmente se están cometiendo algunos errores como son “la importación de modelos foráneos, así como la aplicación de innovación en fases no transcendentes de la cadena de valor, la concentración de la responsabilidad en una sola persona y la rigidez de los procesos de compras”. Un escenario que podrá mejorar con la nueva normativa de contratos.
 
En esa línea, el socio director establece que la nueva normativa incluye aspectos de gran valor, como son las consultas preliminares al mercado, los nuevos criterios de adjudicación y los nuevos procedimientos que van en línea con los mecanismos de compra innovadora. Sin pasar por alto que habrá “una mejor regulación de la división de los lotes de los contratos y mayores garantías de información y publicidad”.
 
La nueva ley, por lo tanto, tendrá por objetivo “aumentar la competencia e incluir a las pymes, a lo que se suma la lucha contra la corrupción, la mejora de la transparencia y de la publicidad, así como una mejora en los procedimientos de contratación y en la incorporación de fines medioambientales, sociales y de I+D+i”, ha apuntado en el debate moderado por Javier Guijaro, secretario general de Ingeniería Hospitalaria del Servicio Madrileño de Salud.

Los proveedores
 
Pablo Crespo, director del Departamento Legal en Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), ha precisado que, desde la perspectiva de los proveedores, se considera positivo que la nueva normativa tome en consideración aspectos como son la “supresión de cargas administrativas y que se englobe en el marco de un documento europeo único de contratación”. Asimismo, destaca el valor de que exista un nuevo sistema de información, así como la obligación de llevar todas las comunicaciones por vía online.
 
No obstante, sobre este último punto destaca la necesidad de tomar algunas medidas de precaución para la protección de datos confidenciales. “En las ofertas que emitimos hay una gran cantidad de información relacionada con la propiedad intelectual de las empresas, por lo que es necesario contar con garantías que permitan garantizar el secreto de estos datos”, apunta Crespo.
 
No todos son tan optimistas con los resultados de la normativa. Inmaculada Tomás, jefa del servicio de Contratación en la Dirección de Recursos Económicos del Servicio Gallego de Salud, ha precisado que “habrá que hacer una valoración de cómo queda la ley con la implementación del gran número de enmiendas que se han solicitado, aunque, hasta la fecha, sigue siendo una normativa que me parece malísima”. En este sentido, le solicita a la administración pública un único cambio: “que no sea necesario comenzar el proceso de compra desde el principio al aumentar las cantidades de recursos que se vayan a comprar, ya que no existe un incumplimiento de contrato, solo una ampliación del mismo”. 
 

 



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle