Biosim.jpg
07/10/2019 15:02:49
Fuente original

El Plan de Genéricos y Biosimilares planteará prescribir biológicos por principio activo a largo plazo

La subdirectora adjunta de Calidad de los Medicamentos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa García Vaquero, ha participado en la presentación de la Guía de Biosimilares para Pacientes, que ha tenido lugar en el Senado, y ha avanzado algunas de las líneas de acción y objetivos incluidos en el 'Plan de acción para fomentar la utilización de los medicamentos reguladores del mercado en el Sistema Nacional de Salud: medicamentos biosimilares y medicamentos genéricos', entre los que destaca la intención de "prescribir biológicos por principio activo, siempre que hablemos de medicamentos intercambiables".

Ese matiz podría quedar aclarado con la resolución de otra de las prioridades establecidas por la Comisión Permamente de Farmacia en el documento que será sometido la semana que viene a exposición pública, tras incorporar en él algunas de las ideas planteadas en la revisión que llevaron a cabo la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) y el Comité de Expertos para la Evaluación de la Prestación Farmacéutica, que tiene que ver con la necesidad de "definir qué es intercambiabilidad" y que esa nueva definición "sea aprobada en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS)".

No obstante, García Vaquero ha aclarado que la prescripción de biológicos por principio activo está considerada, y así debe entenderse, como un objetivo "a largo plazo", ya que, ha reconocido, para ello necesitarán "modificar la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos".

Junto a este objetivo y acciones a largo plazo, la subdirectora ha hecho referencia a otros más alcanzables, como es la reducción de plazos para la incorporación de estos productos a la prestación. Para ello, se podría optar, ha dicho, "por la modificación de los procedimientos internos". En este punto, ha aclarado que la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM) seguirá interviniendo, por lo que la solución podría llegar más bien por la posibilidad de actuar con mayor anticipación y trabajar, también, "de forma más coordinada".

Una vez incorporados a la prestación, se plantean como objetivo la "inclusión en las guías clínicas", partiendo de esa nueva definición de intercambiabilidad de la que hablaba anteriormente y desarrollando mecanismos para ello. Asimismo, se ahondará en la formación y la información a los profesionales sanitarios, de modo que sepan cuándo se ha incorporado el producto a la prestación y tengan acceso a la evidencia sobre la eficacia y la seguridad de estos productos. En lo que respecta a la dispensación, se plantea también el establecimiento "de criterios de susticución", así como "mecanismos relacionados con la devolución de los descuentos".

Información a los pacientes

Finalmente, García Vaquero se ha referido al emprendimiento de acciones informativas dirigidas a la ciudadanía, como la promoción de "programas de uso racional, acreditados por la Escuela Nacional de Sanidad, para informarles cómo funcionan y de aspectos como la intercambiabilidad". A este respecto, ha señalado que ésta ha sido una prioridad para la Comisión Permanente de Farmacia, y ha señalado que, como medida previa a la prescripción por principio activo, se plantean, en un escenario en el que se mantenga la prescripción por nombre comercial, "incluir en la prescripción el principio activo para que el ciudadano vaya familiarizándose con él".

En esta línea de mejorar la información para los pacientes, la subdirectora de Calidad de los Medicamentos ha dado la bienvenida a la nueva Guía presentada por Biosim, en cuya elaboración han participado las asociaciones de pacientes, según ha confirmado el presidente de la Asociación, Joaquín Rodrigo.

Éste ha defendido la aportación de los biosimilares a la sostenibilidad, algo que ha hecho también el representante del Foro Español de Pacientes, José Luis Baquero, quien ha calificado a estos productos como "una oportunidad para racionalizar los gastos y garantizar la sostenibilidad", además de "aportar innovación y aumentar el arsenal terapéutico", en referencia a los cambios de excipientes o vías de administración con los que los biosimilares benefician a determinados grupos de pacientes.

No obstante lo dicho, ha defendido que "el tratamiento se ajuste siempre paciente por paciente". "No entendemos las lentejas para todos. Hay que abordarlo paciente por paciente, para darle a cada uno el tratamiento más adecuado", ha concluido, mostrando implícitamente su aversión a la sustitución automática.



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle