mesa-1-5400_568648_20190409165525.jpg
12/04/2019 13:02:35
Fuente original

Los modelos basados en resultados, claves para introducir la innovación y promover el acceso

¿De qué manera definimos los nuevos modelos de acceso a la innovación? Candela Calle, directora general del Instituto Catalán de Oncología arrancaba la segunda jornada del Congreso Nacional de Relaciones Institucionales lanzando esta pregunta. La experta señalaba durante su intervención en la mesa Nuevos modelos de acceso a la innovación que, bajo su punta de vista cobra gran importancia partir de la premisa del coste-efectividad, sobre todo teniendo en cuenta la tendencia de crecimiento que están registrando recientemente los precios de los fármacos innovadores y que, por ejemplo el cáncer, representa un gran porcentaje de lo que se invierte en sanidad actualmente.

En este sentido, Calle apuntaba a la necesidad de adaptarse a las nuevas terapias que van llegando como pueden ser las relacionadas con medicina de precisión o las CAR-T, proceso en el que los Gobiernos deben contribuir también para que se favorezcan criterios como el de equidad. La especialista subrayó que el paciente debe estar en el centro del sistema, y por ello es importante que pueda acceder a un tratamiento independientemente de su ubicación geográfica. Por ello, Calle animaba también a cambiar la relación entre profesionales e industria y pasar de cliente-proveedor a ser partners; como ejemplo, la experta explicaba que su centro tiene 17 acuerdos de riesgo compartido para 10 patologías diferentes, y que han obtenido buenos resultados de ahorro.

En este mismo debate, José Marcilla, director general de Novartis Oncology España ponía sobre la mesa que no cree que exista una definición unánime de innovación, que puede englobar todo lo que cree valor y por ello es importante medir los resultados. Para ello, Marcilla opinó que también es clave clasificar el grado de innovación atendiendo a aspectos como el uso de las nuevas tecnologías o el acceso de la población. Coincidiendo con Candela Calle, el experto señaló que el paciente debe estar en el centro de todas las estrategias, ya que aunque se tenga en cuenta la sostenibilidad, es necesario seguir incentivando la innovación.

Siguiendo este hilo, Marcilla planteaba la posibilidad de que existieran otros modelos más allá de los basados en resultados clínicos, ejemplificando esta hipótesis con el acuerdo que mantiene Novartis con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social acerca de la financiación de Kymriah, la primera terapia CAR-T aprobada y financiada en nuestro país.

Inversión vs. Gasto

Antonio Alemany, director general de Coordinación de la Asistencia de Madrid, y Martín Sellés, presidente de Farmaindustria, debatían los diferentes aspectos qué influyen a la hora de definir como gasto u inversión las partidas en sanidad.

Bajo el punto de vista de Alemany, en el caso de las Comunidades Autónomas, el perfil del consejero es fundamental, pero además señalaba que es necesario evaluar el impacto que tienen las diferentes opciones terapéuticas a nivel poblacional e individual. A este respecto, instaba a aumentar aquellas medidas que tienen un impacto poblacional –y que, por tanto, son más rentables- con el fin de evitar altas inversiones en terapias u opciones con impacto individual.

Por su parte, Sellés incidía en la idea de que las inversiones en sanidad debían ser vistas como una inversión rentable en el corto, medio y largo plazo. El presidente de Farmaindustria aseguró que este tema ya debería trascender del ámbito de las opiniones y pasar al de las evidencias, ya que según él, ya se ha demostrado que estas inversiones tienen un impacto positivo en la salud de los pacientes, los cuidadores y su entorno en general, aunque también recordaba que es importante tener en mente el concepto de sostenibilidad. Además, Sellés apuntaba que cuanto mejor sea el medicamento o la innovación a introducir, más se rentabilizará la inversión acometida.

Además, Alemany insistía en la relevancia de los resultados clínicos como factor para reducir la variabilidad en la práctica clínica, y evitar que se lleven a cabo proyectos que no generan valor. Sellés concluyó aludiendo a la necesidad de que las prioridades de los políticos estén alineadas con las de los ciudadanos, y precisaba que bajo su punto de vista, sanidad y educación ocuparían los primeros puestos.

Acceso a productos sanitarios

Para debatir sobre las novedades en el acceso a productos sanitarios, Mari Luz López Carrasco, directora general de Abbott vascular para España y Portugal y Ángel Puente, presidente del Círculo de la Sanidad, compartían mesa.

López Carrasco ponía el foco sobre la necesidad de tener en cuenta el nuevo contexto legislativo y también coincidía con varios ponentes sobre la necesidad de cambiar hacia un sistema basado en resultados en valor, pero añadía el factor de seleccionar los indicadores adecuados para que esta medición sea válida. Entre estos criterios, la especialista incluía los éticos, legales o medioambientales entre otros. Otro de los aspectos a tener en cuenta según la experta serían las novedades incluidas en la nueva normativa sobre contratación, sobre la que opinaba que es importante saber interpretarla para poder sacar el máximo partido.

Por último, Puente aludía al déficit presupuestario. El presidente del Círculo de Pacientes consideraba que al hablar de aumentar el presupuesto hay que poner el contador a cero, para lo que ponía como ejemplo que si en un período teníamos un presupuesto de 180 y hemos gastado 120, por mucho que lo subamos a 190 el siguiente año, seguiríamos arrastrando ese déficit. En esta línea, también reprochaba la inequidad presupuestaria entre Comunidades Autónomas, poniendo como caso concreto las desigualdades territoriales que hubo en el caso de los medicamentos contra la Hepatitis C.



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle