dinero-fonendo-728.jpg
18/03/2019 08:22:03
Fuente original

Las comunidades reducen un 49% su deuda con los proveedores de sanidad en el último lustro

El pasivo del conjunto de las administraciones fue de 3.105,5 millones a cierre de 2018, mientras que en 2014 rebasaba los 6.066,3 millones de euros.

Dejar atrás los peores años de la crisis han vuelto a calmar a los proveedores del sector sanitario. Durante los últimos cinco años, la deuda de las administraciones regionales con empresas de salud se ha reducido casi a la mitad, según datos publicado en los informes mensuales de Plazos de pago a proveedores y deuda comercial de las Comunidades Autónomas, elaborados por el Ministerio de Hacienda.

A cierre de 2018, el conjunto de las Administraciones públicas acumulaba una deuda de 3.105,5 millones de euros con las compañías de salud, un 49% menos respecto al mismo periodo de hace cinco años. En diciembre de 2014, y todavía bajo la sombra de la peor recesión que ha vivido la economía española en los últimos tiempos, el endeudamiento de las comunidades con el sector era de 6.066,3 millones de euros.

En este sentido, los territorios que contribuyeron más a esta reducción fueron Aragón y Castilla y León. Su deuda ha disminuido más de un 80% en el último lustro, muy por encima de la media española. Algunas de las grandes administraciones del país como Andalucía y Madrid también han jugado un papel importante, tras recortar su pasivo con la sanidad cerca de un 70%.

Aunque la deuda en la mayoría de los gobiernos regionales se ha rebajado, existen cuatro administraciones que han aumentado su volumen de compromisos. Murcia, Navarra y País Vasco lo han hecho por debajo del 10%. Sólo Cantabria se presenta como el paradigma en el Estado, tras elevar su deuda un 155%.

Con todo, los proveedores de tecnología y servicios sanitarios siguen siendo los principales acreedores de los Ejecutivos regionales. A cierre de 2018, el 63% de las facturas pendientes de pago por parte de las comunidades correspondía a este tipo de empresas, un porcentaje que se ha mantenido prácticamente inalterable durante los últimos cinco años (en 2014 era del 64%).

En paralelo a la evolución de la deuda, el periodo medio de pago de los entes públicos del país también ha ido contrayéndose. En diciembre de 2014, este plazo se extendía hasta los 60,8 días, mientras que durante el último ejercicio se redujo a 35,8 días.

Aun así, existe una comunidad que tarda más de 60 días en pagar a los proveedores sanitarios, el tiempo límite fijado por la ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. A partir de este plazo, “el Ministerio de Hacienda comienza a aplicar los efectos y medidas contempladas en la normativa de referencia”, según especifica el informe.

El territorio que más se demora en hacer efectivos sus pagos es Cantabria, que tarda una media de 99,5 días. Baleares es la segunda comunidad que más se restrasa en compensar a los proveedores, aunque sus números se encuentran dentro de los límites legales, con un periodo medio de pago de 59 días. Galicia, País Vasco y Navarra, en cambio, son las administraciones más ágiles. Sus clientes en sanidad deben esperar menos de 20 días en recibir el importe de sus facturas.

 



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle