13/08/2019 08:05:18
Fuente original

Los servicios de asistencia curativa y de rehabilitación absorben la mitad del gasto sanitario

El Ministerio de Sanidad ha publicado los datos estadísticos sobre el sistema de cuentas de salud durante el año 2017

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha publicado recientemente el informe sobre el Sistema de Cuentas de Salud (SCS), una operación estadística que viene realizándose desde 2005.

La última edición del informe recoge los principales resultados estructurados en cuatro apartados. En el primero, se presenta la evolución de los principales indicadores de gasto sanitario en España desde 2013 a 2017. En los tres restantes, se analiza el gasto sanitario desagregado, respectivamente, según las clasificaciones de funciones, proveedores y financiadores de atención de la salud, haciendo mención especial a las principales categorías de cada clasificación.

La media anual de crecimiento del gasto sanitario total entre 2013 y 2017 (último dato oficial) fue de un 2,9 %. El gasto sanitario público presentó una tasa del 2,8 %, mientras que el gasto privado creció de media un 3,2 % anual. En España, en 2017, el gasto sanitario representó un 9,0 % del Producto Interior Bruto (PIB), un 6,4 % financiado con recursos públicos y un 2,6 % con recursos privados.

En relación a la población, el gasto sanitario total aumentó de 2.004 euros por habitante en 2013 a 2.255 euros por habitante en 2017, lo que supone un incremento anual medio del 3,0 por ciento en el quinquenio.

El Sistema de Cuentas de Salud incluye en gasto en función de la atención de la salud donde se observa que el gasto en servicios de asistencia curativa y de rehabilitación alcanzó en 2017 los 60.473 millones de euros supone la mitad del gasto sanitario total.

Así, en 2017, un 57,6 % del gasto sanitario total se destinó a servicios de asistencia curativa y de rehabilitación. Le siguen en importancia el gasto en productos médicos dispensados a pacientes ambulatorios, con un 22,1 %, el gasto en servicios de atención de larga duración, con un 9,1 %, y el gasto en servicios auxiliares de atención de la salud, que supuso un 4,9 % del gasto sanitario total.

Sin embargo, el peso del gasto en las principales funciones de atención de la salud fue desigual durante el período 2013-2017. Mientras que los gastos en servicios de asistencia curativa y de rehabilitación y en servicios auxiliares de atención de la salud se incrementaron 0,6 puntos porcentuales y menos de 0,1 puntos porcentuales, respectivamente, los gastos en productos médicos dispensados a pacientes ambulatorios y en servicios de atención de larga duración bajaron 0,4 puntos porcentuales y 0,2 puntos porcentuales, respectivamente.

Por su parte, la contribución del gasto en formación de capital de las instituciones proveedoras de atención de la salud al gasto sanitario total aumentó 0,2 puntos porcentuales, dado que pasó del 1,2 % en 2013 al 1,4 % en 2017.

El gasto en servicios de asistencia curativa y de rehabilitación y el gasto en servicios auxiliares de atención de la salud son los que en el quinquenio 2013-2017 experimentaron la mayor tasa anual media de crecimiento, cifrada en un 3,1 %, seguido del gasto en servicios de prevención y de salud pública, con un 2,5 %, y del gasto en productos médicos dispensados a pacientes ambulatorios, con un 2,4 %.

 



Leer el artículo original completo

Otras noticias que pueden interesarle